En el viaje de hoy nos vamos por primera vez a Bélgica, concretamente a la bella ciudad de Bruselas donde podemos contemplar una de las más maravillosas y soberbias plazas del mundo: la Grand Place.

Las gárgolas de hoy están ubicadas en uno de los magníficos edificios de la plaza: La Maison du Roi (La Casa del Rey), también conocida como Broodhuis (casa del pan).

Este impresionante edificio ha sufrido modificaciones a lo largo de los siglos. Antes de ser residencia de los reyes, en el siglo XII fue un edificio de madera donde los panaderos vendían el pan. En el siglo XV se sustituyó por una edificación en piedra, y fue utilizado como emplazamiento del despacho del Duque de Brabante, y posteriormente, en el siglo XVI, se reedificó en estilo gótico tardío. Finalmente, en 1873 se reconstruyó en neogótico. Actualmente acoge el Museo de la Ciudad (Musée de la Ville).

La Maison du Roi de Bruselas (Bélgica). Imagen 1. 

Las gárgolas están situadas en lo alto de la torre y podemos observar en ellas diversas tipologías. Tenemos aves, perros y cuadrúpedos alados. Algunas figuras poseen detalles peculiares como el dibujo de las alas de las aves. Vemos perros con orejas largas y caídas y apoyando una de sus patas en la garganta. Los cuadrúpedos alados tienen ojos redondos, penacho, colmillos y tráquea marcada; curiosamente semejan a algunas gárgolas de la Catedral de León. Y es que allá donde vayamos y aún en su múltiple diversidad de estilos y tipologías, las gárgolas se presentan ante nuestros ojos con un lenguaje único y universal.

La Maison du Roi de Bruselas (Bélgica). Imagen 2. 

Cuadrúpedo alado. Imagen 3.

Perro. Imagen 4.

Ave. Imagen 5.

Perro. Imagen 6.

Cuadrúpedo alado. Imagen 7.

Ave. Imagen 8.

Perro. Imagen 9.

Cuadrúpedo alado. Imagen 10.

Ave. Imagen 11.

A %d blogueros les gusta esto: