GÁRGOLAS

Generalmente, las gárgolas suelen clasificarse en tres tipos de figuras: humanos, animales y monstruos. Establecer una clasificación exacta de todos los tipos de gárgolas es complicado, ya que una figura puede pertenecer a una o varias tipologías: figuras de gárgolas fantásticas o mitológicas pueden incluirse en la tipología de monstruos, incluso a veces pueden englobarse en la tipología demoníaca; algunos híbridos y animales reales pueden aludir también al demonio, etc.

No obstante, he aquí una clasificación lo más precisa y completa posible, que abarca las diversas tipologías de gárgolas.

FIGURAS DE GÁRGOLAS

Humanos: las gárgolas con figuras humanas son habituales. Podemos ver representados hombres y mujeres con indumentaria de la época, monjes, brujas, esqueletos, músicos, etc. Generalmente son figuras que encierran un significado y suelen transmitir alguna enseñanza o advertencia.

 

Monje. Catedral de Rodez (Francia). Imagen 1.

 

Antropomorfos: se trata de animales que tienen características que se asemejan al hombre. Son semihumanos y pueden poseer rasgos físicos humanos o llevar algo que los identifica con hombres o mujeres, como la vestimenta.

 

Antropomorfo. Casa de las Conchas (Salamanca). Imagen 2.

 

Animales reales: figuras de gárgolas con representaciones naturalistas, utilizadas simbólicamente, cuyas fuentes se remontan a las obras de Aristóteles, Plinio, San Isidoro y otros autores, así como al Physiologus y demás bestiarios.

 

Perro. Catedral de Astorga. Imagen 3.

 

Animales fantásticos y mitológicos: estas representaciones provienen por una parte de las mismas fuentes que los animales reales, y por otra de las obras mitológicas de la Antigüedad. Son imágenes utilizadas también simbólicamente, con importante aportación de tradiciones y supersticiones populares: dragón, basilisco grifo, harpía, sirena, etc.

 

Harpía (gárgola de una casa). La Rochelle (Francia). Imagen 4.

 

Ángeles y demonios: las figuras de ángeles decorando gárgolas son poco usuales, no obstante existe algún ejemplo magnífico. En contraposición, la tipología demoníaca es la predominante y abarca una gran variedad de representaciones.

 

Ángel. Catedral de Vitoria. Imagen 5.

Demonio. Catedral de Burgos. Imagen 6.

 

Monstruos: podemos dividirlos en tres grupos: monstruos humanos, monstruos animales y monstruos vegetales. Los monstruos humanos son figuras de hombres o mujeres de razas monstruosas (panotios, sciapodos, blemmyas), una tipología que raramente vemos en las gárgolas. Los monstruos animales son criaturas híbridas, surgen de la combinación de diversas partes de animales y son creaciones inverosímiles e ilimitadas; la representación más habitual es el cuadrúpedo alado. El monstruo vegetal es un término con el que denominamos un tipo de gárgola que consiste en una mezcla de hojarasca con rostros o elementos diversos de tipología generalmente monstruosa.

 

León alado. Catedral de Salamanca. Imagen 7.

Monstruo vegetal. Catedral de Salamanca. Imagen 8.

 

Diseños geométricos: incluimos en este apartado tanto a las gárgolas que representan objetos (vasija, cañón, columna), como a las que son simplemente figuras geométricas. Es un diseño más utilizado en épocas posteriores al Gótico.

 

Cañón. Catedral de Burgos. Imagen 9.

Diseño geométrico. Iglesia de San Juan de Sahagún (Salamanca). Imagen 10.

A %d blogueros les gusta esto: