Nuestra primera parada en tierras gallegas la hacemos en un lugar privilegiado y único en el mundo, Santiago de Compostela.

Al igual que sus monumentos, la belleza y singularidad de sus gárgolas no deja indiferente al transeúnte que pasea por esta hermosa y encantadora ciudad.

En esta primera entrada vamos a ver las gárgolas de uno de los monasterios más grandes de España y también uno de los monumentos más preciados del barroco gallego.

A pocos metros de la fachada de la Azabachería de la catedral y frente a la Plaza de la Inmaculada, se alza el magnífico Monasterio de San Martín Pinario. Aunque en su origen fue un cenobio benedictino del siglo X, se reconstruyó a fines del siglo XVI y se finalizó en el XVIII. A finales del siglo XIX dejó de ser monasterio, y actualmente es la sede del Seminario Mayor de la Archidiócesis de Santiago, del Instituto Teológico Compostelano y del Archivo Diocesano. Sus dependencias se utilizan asimismo para otras funciones: de Escuela Universitaria de Trabajo Social y de Teología, de hospedería y como lugar de eventos culturales.

 

 

Las gárgolas

La gran cantidad de gárgolas que posee todo el conjunto nos obliga a mostrároslas en dos entradas, ya que no queremos que os las perdáis porque merece la pena disfrutarlas. Entre ellas también hay figuras de grotescos.

La tipología es fascinante. Vemos gárgolas muy originales y de naturaleza fantástica, con cuerpos decorados con motivos vegetales, geométricos, espirales y dobles espirales. La espiral es una figura muy difundida desde la Antigüedad. Simboliza extensión y evolución. La doble espiral de enroscadura opuesta (en S) simboliza los cambios lunares y del trueno. Las cabezas son variadas: tipo green man, carnero, monstruo, etc.

Asimismo, hay algunas figuras de cuadrúpedos con rasgos peculiares de índole fantástica: motivos vegetales o espirales a modo de pelajes o alas; uno de ellos se tira de la boca, un gesto, como sabemos, habitual en las gárgolas y de diversas interpretaciones (gula, tormento, comicidad).

Muchas de estas gárgolas, con su combinación de elementos vegetales y fantásticos, recuerdan a los grutescos renacentistas, con una labra magnífica y detallista.

También hay dos demonios con atributos propios como las alas tipo quiróptero, lengua saliente, cola de serpiente, cresta frontal o perilla, figuras en las que resalta su expresividad, una de ellas en posición rampante dando la sensación de acometida.

Dentro de la amplia temática de las gárgolas del monasterio, tenemos una destacable variedad de animales: perros en posición rampante, aves, cordero, asno, carnero y jabalí. Ya hemos hablado de la simbología de estos animales en entradas anteriores. No obstante, recordemos algunos de ellos, como el perro que es emblema de vigilancia y fidelidad, el carnero que, por su frecuencia en aparearse, simboliza la fuerza procreadora, o el jabalí que es símbolo de lujuria, siendo elegido por el demonio para encarnarse.

Finalmente, vais a ver unas gárgolas excepcionales. La primera es una mujer con pelo largo hacia atrás y patas de animal, una figura que bien podría relacionarse con la lumia gallega, criatura de la mitología de Galicia que puede poseer cuerpo de dragón o patas de oca o cabra, o incluso con la moura de larga cabellera.

Las sirenas o tritones son asombrosos y muestran gestos expresivos. La simbología de la sirena nos dice que es emblema de la voluptuosidad engañosa y mortal, y demonio que conduce al mal.

Asimismo, hay una asombrosa harpía de una gran belleza escultórica. La harpía es igualmente un ser maligno, diabólico y lujurioso.

Todas son gárgolas sorprendentes y mágicas.

 

Criaturas con motivos decorativos y monstruos

 

gargolas

 

Demonios

 

Animales reales

 

Seres fantásticos

 

gargolas

Harpía

 

Tierra de trasnos, de meigas, de tardos, de mouras, de lumias… Santiago de Compostela no deja impasible al visitante. En todos nuestros viajes descubrimos gárgolas magníficas, aunque, salvo algunas excepciones en que encontramos gárgolas peculiares y únicas, generalmente son semejantes en cuanto a la temática. Lo que no nos podíamos imaginar es lo que nos iban a revelar las gárgolas de Santiago. Su historia, sus tradiciones y folklore que impregnan la ciudad, su arquitectura, su Camino, su arte y por supuesto sus gárgolas. Te hacen rememorar nuestra infancia de cuentos de duendes y hadas repletos de misterio, de magia y de fantasía e ilusión, una ilusión que nosotros, como muchos de vosotros, aún conservamos.

 

 

Bibliografía consultada

BIEDERMANN, H., Diccionario de símbolos, Barcelona, Ediciones Paidós Ibérica, S. A., 1993.

CALLEJO CABO, J., Hadas. Guía de los seres mágicos de España, Madrid, Editorial EDAF, S. A., 1995.

CHEVALIER, J. y GHEERBRANT, A., Diccionario de los símbolos, Barcelona, Editorial Herder, S. A., 1991.

MARIÑO FERRO, X. R., El simbolismo animal. Creencias y significados en la cultura occidental, Madrid, Ediciones Encuentro, 1996.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

This website uses cookies so that you have the best user experience. If you continue browsing you are giving your consent for the acceptance of the aforementioned cookies and the acceptance of our policy of cookies, , click on the link for more information. .

ACEPTAR
Aviso de cookies