El Palacio de Monterrey es un magnífico edificio construido por el tercer conde de Monterrey y virrey de Nápoles, Alonso de Acevedo y Zúñiga, en 1539 “conforme a una traza que está trazada y firmada del padre fray min. de Santiago y de Ro. Gil”. Es posible que ambos hicieran también los planos para el Palacio de Fonseca con la participación de tallistas como Ibarra y Aguirre. Sólo se construyó un ala de las cuatro proyectadas, con dos grandes torreones en las esquinas. Actualmente es propiedad de la Casa de Alba.

 

Las Gárgolas DH Dolores Herrero

Palacio de Monterrey (Salamanca).

 

Todo el exterior del palacio está decorado a base de grutescos renacentistas, con variedad de monstruos, animales, criaturas híbridas y seres fabulosos. Ante todo, predominan las figuras del león y del dragón como animales guardianes de la casa. El león, además, como símbolo de poder y fortaleza. Junto a esta exuberante decoración y la bella crestería, vemos las peculiares gárgolas de las dos torres.

 

gargolas del mundo blog

Palacio de Monterrey (Salamanca).

 

Las gárgolas están en general muy deterioradas, muchas de ellas rotas con caños de metal incorporados para el desagüe.

No obstante, en las torres quedan algunas gárgolas muy curiosas que hay que destacar. Aunque algunas están muy desgastadas y no se puede apreciar claramente su tipología, lo que queda de ellas demuestra su originalidad y extrañeza. Debido a este desgaste, algunas de ellas parecen ser más ornamentales que funcionales.

Hay bastantes figuras demoníacas. Vemos demonios alados, con cuerpo dragontino y cuernos. También hay una cabeza de carnero, una figura relacionada asimismo con el macho cabrío y su identificación con el demonio y la lujuria. En otras gárgolas se acentúa más la deformidad, el elemento grotesco e incluso perturbador. El deterioro no permite distinguir algunas partes de los cuerpos. Son figuras de aspecto blando y hasta desagradable, con un toque surrealista; figuras un tanto caricaturescas, una imagen del demonio histriónica y bufonesca, propia de esta época. Dos de ellas tienen senos de mujer, una iconografía que identifica el mal con la mujer, en la que el diablo aparece a veces con senos colgando y muy frecuente a partir del siglo XV, como ya vimos en una de las entradas dedicada al demonio. Tenemos varios ejemplos en España, por ejemplo, en una de las gárgolas de la catedral de Plasencia, o en muchos de los demonios del cimborrio de la catedral de Burgos; son gárgolas realmente sobrecogedoras.

 

 

Gargolas DH demonio Renacimiento

Demonio con cuerpo dragontino.

 

Gárgolas Dolores Herrero

Demonio alado.

 

macho cabrío gárgolas

Carnero.

 

demonio dragón gárgola

Demonio con cuerpo dragontino.

 

Dolores Herrero blog

Demonio con cuernos.

 

gárgola gargoyle gargouille

Demonio grotesco.

 

grotesco gargolas arte

Demonio grotesco (detalle).

 

gárgula wasserspeier investigación

Demonio con senos.

 

Pasamos a otro tipo de figuras también muy peculiares. Es difícil precisar de qué figuras se trata por la erosión. Son criaturas antropomorfas, deformes e inquietantes. Les sobresale un saliente de la cabeza, como un copete que parece desplegar un manto que les cubre la cabeza y parte de atrás, un elemento que aparece curiosamente en una gárgola de la catedral de Lichfield (Inglaterra), catedral gótica que se construyó entre los siglos XII y XIV.

En las gárgolas que están menos deterioradas, podemos ver mejor los rasgos y detalles que las definen y las hacen tan singulares. En una de ellas vemos una mujer, ataviada con una toca en la cabeza, con rostro horrendo y envejecido, con senos caídos y con un gesto estremecedor y de gran expresividad. La piel tiene surcos y está arrugada. Podría tratarse de la representación de una bruja. Las gárgolas anteriores tan desgastadas y que llevan dicha indumentaria podrían ser igualmente brujas o mujeres-demonio. Unas imágenes sin duda muy particulares y enigmáticas.

La última gárgola es la figura de una mujer, en este caso joven, con gesto más sosegado, mostrando una pose sugerente y seductora, con el brazo derecho levantado que se lleva a la cabeza y los senos desnudos. Como vemos, gran parte de las figuras muestran connotaciones sexuales, mostrando los senos o con gesto provocador como esta última.

 

arte marginal simbolismo

Antropomorfo.

 

arte historia investigación

Antropomorfo.

 

historia del arte

Antropomorfo.

 

significado de gárgola

Mujer-bruja.

 

research iconografía canalón

Mujer seductora.

 

Las gárgolas del Palacio de Monterrey son representaciones siniestras y muy vinculadas al demonio, algo que se contrapone a la idea de que este tipo de imágenes aparece casi exclusivamente en los edificios religiosos con una intención preventiva e intimidatoria dirigida a los fieles; una característica que recalca aún más su unicidad. En este caso, estamos ante un edificio civil, un palacio de una gran riqueza iconográfica. Aunque son gárgolas de labra más tosca y de cuerpos cortos y anchos, son figuras únicas, enigmáticas, asombrosas y con una expresividad que las hace insólitas y tremendamente atractivas.

 

 

 

Bibliografía consultada

FERNÁNDEZ ARENAS, J., Martín de Santiago y la arquitectura del Protorrenacimiento salmantino, Resumen de la tesis presentada para aspirar al grado de Doctor en Filosofía y Letras por José Fernández Arenas, Barcelona, Universidad de Barcelona. Secretariado de Publicaciones. Intercambio Científico y Extensión Universitaria, 1978.

 

Arte, historia e investigación

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

This website uses cookies so that you have the best user experience. If you continue browsing you are giving your consent for the acceptance of the aforementioned cookies and the acceptance of our policy of cookies, , click on the link for more information. .

ACEPTAR
Aviso de cookies
león en gárgolas

¡Suscríbete a nuestra newsletter!

Estarás al día de todos nuestros artículos sobre gárgolas.

¡Gracias por suscribirte!