En la entrada de hoy nos vamos de nuevo a Francia. En esta ocasión visitamos la localidad de Mirepoix, situada en la región de Occitania.

El lugar es encantador, medieval y mágico para el transeúnte. Una de sus maravillas arquitectónicas es la catedral de St. Maurice. Iniciada a finales del siglo XIII y restaurada en el XIX por Viollet-le-Duc, esta catedral es sin duda uno de los atractivos de la ciudad. Y sus gárgolas, un referente para los que nos encantan estas figuras.

 

 

gargolas, catedral, arquitectura

Catedral de Mirepoix (Francia).

 

Como sabéis, en ocasiones es difícil clasificar las gárgolas, ya que algunas pueden pertenecer a más de una tipología. Esto ocurre con las gárgolas de la catedral de Mirepoix, ya que prácticamente en todas ellas hay un componente demoníaco. Hay algunas figuras que son claramente demonios, pero en otros animales híbridos y antropomorfos vemos igualmente elementos de carácter diabólico.

Generalmente, la figura predominante en las gárgolas de edificios religiosos es el demonio. Esta preponderancia muestra la dicotomía entre el bien y lo sagrado (interior del templo) y el mal y lo profano (exterior del templo), además de la idea de la necesidad que existía en la Edad Media de mostrar el mal ante la colectividad. Este predominio se ha mantenido en el neogótico, habiéndonos dejado gárgolas tan maravillosas. Un buen ejemplo en nuestro país lo tenemos en la catedral de León.

La libertad del escultor se reflejaba, ya desde la Edad Media, en las imágenes del demonio. Éste podía adoptar cualquier forma, la imaginación del artista era infinita.

Como vimos en su día, algunos demonios están formados por partes de animales. Por ello, en muchas ocasiones, vemos demonios con cuerpo de cuadrúpedo, pico y alas de ave, cabezas perrunas o leoninas, etc. No olvidemos que, tal y como describen los bestiarios, los animales reales y fantásticos, poseen valores tanto positivos como negativos. Uno de los simbolismos negativos es el de ser emblema de Satán.

Comenzaremos por tanto con las figuras de demonios. Las dos primeras gárgolas que os quiero mostrar son dos demonios con cabeza perruna. El primero tiene largas garras en los pies, manos humanas hacia atrás y, como elemento chocante en la lisura del cuerpo, un pelaje lacio en el pecho que rompe la uniformidad de la piel. El segundo tiene garras, perilla, grandes dientes y colmillos, y parte del cuerpo con escamas o piel dragontina.

 

 

Gárgolas Dolores Herrero

Demonio con pelaje en el pecho.

 

blog dolores herrero

Demonio con cuerpo dragontino.

 

Hay dos demonios con pico de ave. El primero tiene además orejas puntiagudas, cuerpo de cuadrúpedo, largas garras y alas de quiróptero. El segundo tiene un cuerno frontal, alas de murciélago y cuello dragontino.

 

gárgolas, demonios, catedral

Demonio con pico de ave.

 

demonio en gárgolas

Demonio con pico de ave.

 

Un demonio con aspecto de chivo, con larga perilla, cuernos, pezuñas en las patas delanteras y garras en las traseras, tráquea marcada y alas de quiróptero sorprende por su originalidad.

Otro con alas, cuello dragontino y pezuñas muestra enormes orejas que recuerdan a los panotios, “todo orejas”, humanos con grandes pabellones auditivos y uno de los pueblos más extraordinarios y grotescos del que ya hablaron los griegos. Ctesias de Cnido (s. V a. C.) hablaba de un pueblo que habitaba en las montañas de la India, cuyos habitantes podían cubrirse los brazos y la espalda con las orejas. En el mundo latino, aparecen citados en la obra de Megasthenes, Estrabón, Plinio, Solino y Pomponio Mela. En general, los sitúan en la zona continental de Escitia, por eso a veces se les denomina escitas. También aparecen en las obras de San Isidoro y Rábano Mauro.

El siguiente tiene cuerpo de cuadrúpedo, cuello dragontino, colmillos, cejas prominentes y alas de quiróptero. El gesto es feroz.

Un demonio antropomorfo, con cabeza animalesca, perilla y cejas salientes, sostiene en sus manos una estaca. Algunos demonios portan una especie de vara o estaca, probablemente como alusión a la rebañadera o garfio de tenedor que sustituyó al tridente, que se usaba para golpear a los criminales, algo de lo que probablemente fueron testigos los artistas plasmándolo en las representaciones artísticas, como en los juicios finales medievales.

Finalmente, vemos otro con gesto fiero, orejas puntiagudas, cuello dragontino y alas.

 

 

lasgargolasdh gargoyles

Demonio con aspecto de chivo.

 

gargolas del mundo blog

Demonio con orejas de panotio.

 

gargolas gargouilles gargoyles

Demonio con alas de quiróptero.

 

gárgola demonio catedral

Demonio con estaca.

 

gargola arte investigación

Demonio con cuello dragontino.

 

El primer monstruo animal o híbrido tiene cejas prominentes, alas y patas traseras con garras; carece de patas delanteras, dando la impresión de estar insertadas en el cuerpo. Otro tiene morro leonino, colmillos, pupilas verticales, alas y cuerpo rayado con forma de escamas.

Un cuadrúpedo con tráquea sobresaliente, alas pequeñas, colmillos y larga cola que asoma por delante, muestra un gesto agresivo. También vemos otro con pelaje en el cuello que rompe nuevamente con la lisura del cuerpo.

Asimismo, hay un híbrido con cuartos traseros de cuadrúpedo, alas, cabeza de animal con aire grotesco y ubres. En ocasiones vemos gárgolas que representan animales con ubres de las que maman crías o, en el caso de demonios u otras criaturas monstruosas, pequeños seres de significado maléfico. En este caso, no hay criaturilla.

También vemos varios perros alados de formas y estilo escultórico diferentes.

Finalmente, destacamos dos gárgolas que, aunque las encuadramos en la tipología de monstruos animales, poseen asimismo un sentido demoníaco, por lo que se podrían incluir en ambas tipologías.  El primero es un cuadrúpedo alado con cuello dragontino; y el segundo, un animal de aspecto perruno y con pelaje un tanto desgreñado (elemento demoníaco) hacia atrás.

 

 

GargolasDH arte historia

Monstruo animal.

 

alas en gárgolas

Monstruo animal.

 

gárgolas Notre Dame

Cuadrúpedo alado con larga cola.

 

gargola arte investigación

Monstruo animal con pelaje en el cuello.

 

gargolas blog dhferrio

Monstruo animal con ubres.

 

gargola demonio alado

Monstruo animal.

 

gargola hibrido monstruo

Monstruo animal.

 

monstruo animal gárgolas

Monstruo animal.

 

gárgola canalón quimera

Monstruo animal.

 

historia arte investigación

Monstruo animal con pelaje.

 

Los antropomorfos son muy singulares. Hay uno con cabeza humana y grandes facciones; tiene patas con garras y cuerpo dragontino. Otro con cuerpo de animal alado y cola que asoma, es diferente y sorprendente; tiene cabello (flequillo) y también grandes rasgos.

El último es fascinante, tiene cuerpo de cuadrúpedo y cabeza humana con tocado medieval.

 

antropomorfo en gargolas

Antropomorfo con grandes facciones.

 

antropomorfo gargolasdh

Antropomorfo con flequillo.

 

gárgola gargoyle gargouille

Antropomorfo con tocado medieval.

 

Hay dos gárgolas que podríamos catalogar como animales fantásticos o mitológicos. La primera es un híbrido animal-humano, tiene cabeza de mujer y cuerpo de ave. Está ataviada con adornos (collar, diadema), una figura exótica. Un antropomorfo que podría ser claramente una harpía, ser mitológico que simboliza el mal y la lujuria.

La segunda de las criaturas que semeja un animal fabuloso es una gárgola que podría representar un grifo. El grifo es un animal mitológico, mitad águila y mitad león. La representación del grifo se remonta a la Antigüedad (Babilonia, Persia, India antigua). Posee los atributos del león (rey de la tierra) y del águila (reina del aire). En la simbología cristiana es uno de los mejores emblemas de la doble naturaleza de Cristo: el busto de águila representa su divinidad y el cuerpo de león representa su humanidad. En cuanto a sus poderes negativos, el grifo representó a menudo a Satán por su pico de rapaz y sus garras de depredador.

 

 

gargola animal fantástico

Harpía.

 

grifo mitología gárgola

Grifo.

 

Entre los animales reales tenemos dos leones, uno con cara de aspecto ligeramente antropomorfo, pequeñas pupilas y cola que asoma; y otro con grandes garras y costillas marcadas.

También hay un animal de aire simiesco, con la pata delantera en el pecho, un gesto que recuerda a la gárgola de la rana amorosa de la catedral de Salamanca.

Asimismo, destacamos la figura de un perro con pelaje y hojas tipo acanto decorando el cuerpo y que recuerda a algunas gárgolas de la catedral de Burgos. Es una gárgola impresionante.

Finalmente, vemos la figura de un jabalí. En el cristianismo fue considerado la “mala bestia” del Apocalipsis y el anticristo, y pasó a simbolizar la envidia, la brutalidad y la lujuria (la hembra).

 

 

león en gárgolas

León.

 

gargola bestiario escultura

León.

 

animales insólitos gárgolas

Simio.

 

perro en gárgolas

Perro.

 

arte escultura arquitectura

Jabalí.

 

Por último, como figura humana, tenemos un hombre desnudo, con la mano derecha en la garganta, que lleva una corona. A veces nos encontramos gárgolas que representan seres con una mano en la garganta. Este gesto ha sido descrito como el signo de la orden de los oficiales artesanos de la Francia medieval (signe à l´ordre du compagnon): en ese caso, aparecería con la mano colocada de manera que el pulgar forma un ángulo recto a modo de escuadra. Otra interpretación estaría relacionada con la advertencia de los peligros del mal uso de todo aquello que pasa por la garganta (comida, bebida, palabras); o también vinculado a la manzana de Adán y Eva y su recuerdo al Pecado Original y a la Caída. El gesto del rostro es expresivo, de aflicción.

Las gárgolas de Mirepoix son un ejemplo de variedad formal y tipológica excelente. Algunas de ellas tienen una gran expresividad y plasticidad. Si viajáis por Occitania, pasad por Mirepoix. Además de sus gárgolas, la ciudad es un deleite para los visitantes. La belleza y la magia impregnan esta bonita localidad de nuestro país vecino.

 

 

gargolas blog dherrero

Hombre con una mano en la garganta.

 

 

Bibliografía consultada

CHARBONNEAU-LASSAY, L., El bestiario de Cristo. El simbolismo animal en la Antigüedad y la Edad Media, Palma de Mallorca, José J. de Olañeta Editor, 1997.

El Fisiólogo. Bestiario Medieval, trad.: M. Ayerra Redín y N. Guglielmi, Buenos Aires, Editorial Universitaria de Buenos Aires, 1971.

KAPPLER, C., Monstruos, demonios y maravillas a fines de la Edad Media, Madrid, Ediciones Akal, S. A., 1986.

LINK, L., El Diablo. Una máscara sin rostro, Madrid, Editorial Síntesis, S. A., 2002.

MARIÑO FERRO, X. R., El simbolismo animal. Creencias y significados en la cultura occidental, Madrid, Ediciones Encuentro, 1996.

REBOLD BENTON, J., Holy Terrors. Gargoyles on medieval buildings, New York, Abbeville Press, 1997.

WARD, L. y STEEDS, W., Demonios. Visión del Diablo en el Arte, Madrid, Edilupa Ediciones, 2007.

Arte, historia e investigación

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

This website uses cookies so that you have the best user experience. If you continue browsing you are giving your consent for the acceptance of the aforementioned cookies and the acceptance of our policy of cookies, , click on the link for more information. .

ACEPTAR
Aviso de cookies
león en gárgolas

¡Suscríbete a nuestra newsletter!

Estarás al día de todos nuestros artículos sobre gárgolas.

¡Gracias por suscribirte!