Nuestro primer viaje por tierras gallegas nos llevó a uno de los lugares más bellos del mundo, Santiago de Compostela. Ese día nos llovió, ¡qué sería de nuestra Galicia sin lluvia!, pero nos encantó como siempre, ya que gracias al chaparrón pudimos observar a las gárgolas trabajando.

En esa primera entrada pudimos ver algunas de las asombrosas gárgolas de uno de los monasterios más grandiosos del barroco gallego, San Martín Pinario. Recordemos que, aunque en su origen fue un cenobio benedictino del siglo X, se reconstruyó a finales del siglo XVI y se terminó en el siglo XVIII. A fines del siglo XIX dejó de ser monasterio, y actualmente es la sede del Seminario Mayor de la Archidiócesis de Santiago, del Instituto Teológico Compostelano y del Archivo Diocesano. Sus dependencias se utilizan asimismo para otras funciones, de Escuela Universitaria de Trabajo Social y de Teología, de hospedería y como lugar de eventos culturales.

 

 

gárgolas del mundo

Monasterio de San Martín Pinario (Santiago de Compostela).

 

Hoy os voy a hablar y mostrar el resto de gárgolas de este soberbio monasterio. Nuevamente, vamos a descubrir seres de naturaleza fantástica y con una exuberante ornamentación. La variedad tipológica vuelve a ser impresionante.

Entre los animales reales tenemos dos leones, uno de ellos con morro alargado, ojos perfilados con pupilas, melena lacia y rizada en la cabeza, que se lleva las patas delanteras a la boca. El otro, también con melena lacia, parece tocarse la garganta.

También tenemos un ave rampante; un pez con aletas y escamas; tres perros rampantes, uno de ellos con posición dinámica, mostrando los genitales y con lo que parece un hueso en la boca; un cerdo sentado; dos asnos, uno rampante y otro con largas orejas; una cabra o macho cabrío con abundante pelaje, perilla y cuernos, y otro con perilla y sedente.

 

 

león en gárgolas

León con las patas en la boca.

 

gárgola arte historia

León con las patas en la garganta. 

 

gárgolas dolores herrero

Ave rampante.

 

dolores herrero blog

Pez con aletas y escamas.

 

perro en gárgolas

Perro rampante.

 

gárgola canalón arquitectura

Perro rampante.

 

expresividad en gárgolas

Perro con hueso en la boca.

 

animales insólitos gárgolas

Cerdo sedente.

 

animales en gárgolas

Asno rampante.

 

arte historia investigación

Asno con largas orejas.

 

gárgola macho cabrío

Cabra o macho cabrío con abundante pelaje.

 

noticias de gárgolas

Cabra o macho cabrío sedente.

 

Los monstruos animales o híbridos son asimismo excepcionales. Tenemos dos aves con orejas, una de ellas con abundante plumaje y carúncula o carnosidad que cuelga debajo del cuello; dos peces con escamas, uno con orejas membranosas y otro con aletas y patas delanteras; y un monstruo de aspecto marino con escamas y patas palmeadas.

 

 

águila en gárgolas

Ave con orejas.

 

híbridos animales gárgolas

Ave con orejas y carúncula.

 

monstruo animal gárgolas

Pez con orejas membranosas.

 

gárgola cuerpo escamoso

Pez con aletas y patas delanteras.

 

gárgola gótico neogótico

Monstruo con escamas y patas palmeadas.

 

 

Hay que destacar especialmente los sorprendentes monstruos vegetales, seres de aspecto fantástico, con características peculiares como un exuberante follaje en cabezas y cuerpos, penacho, gran hoja tipo acanto, espirales simples y dobles en alas, cuerpo y nariz. Algunos tienen aspecto de green man, y otros poseen cabeza y patas de animal con elementos vegetales en el cuerpo.

 

 

gárgola monstruo vegetal

Monstruo vegetal.

 

monstruo vegetal Salamanca

Monstruo vegetal con hoja tipo acanto.

 

monstruo green man

Monstruo vegetal.

 

green man catedrales

Monstruo vegetal con aspecto de green man.

 

monstruo vegetal Salamanca

Monstruo vegetal.

 

gárgolas-blog dolores herrero

Monstruo con cabeza y patas de animal y elementos vegetales en el cuerpo.

 

manos en boca

Monstruo con cabeza y patas de animal y elementos vegetales en el cuerpo.  

 

 

Ahora os voy a hablar del increíble y fascinante conjunto de figuras demoníacas que sobresalen de los muros del monasterio. Son todas gárgolas extraordinarias, tanto por su labra como por su iconografía. Podemos ver demonios antropomorfos, alados, de naturaleza fantástica, grotescos y, sobre todo, de una gran creatividad e imaginación. Entre las características destacamos pellejos y protuberancias en cabezas y cuerpos, senos de mujer, alas membranosas, pezuñas, cabello, ojos con párpados y pupilas, garras, cejas salientes, morro alargado, colmillos, alas en espiral, escamas, carúncula, cabeza de animal, tráquea saliente, cuernos en cabeza o nariz, cresta frontal, cola enroscada de serpiente, cuernos dobles, cuerpo dragontino, mostrando los genitales, cola, cuerpo deforme, alas tipo hoja, etc.

Los gestos y posturas también son llamativos y singulares. Hay bastantes figuras rampantes, mostrando movimiento, sedentes, con las manos en la boca, sacando la lengua, o con las manos en la garganta o en la cara.

 

 

demonio en gárgolas

Demonio sedente.

 

demonio alas murciélago

Demonio con alas membranosas.

 

gárgolas arte terrorífico

Demonio con patas en el cuello.

 

gárgola canalón grotesco

Demonio.

 

alas en gárgolas

Demonio con alas en espiral.

 

gárgola catedral quimera

Demonio rampante.

 

monstruo alas espiral

Demonio con carúncula.

 

gárgolas arte sublime

Demonio con cabeza de animal y tráquea saliente.

 

demonio cuernos enroscados

Demonio con cuernos enroscados.

 

gárgolas monstruo marino

Demonio con cola de serpiente.

 

gárgola demonio fantástico

Demonio con espirales.

 

monstruo híbrido gárgola

Demonio con cuerpo dragontino.

 

demonio grotesco fealdad

Demonio grotesco.

 

fealdad en arte

Demonio con alas tipo hoja.

 

 

gárgolas con genitales

Demonio mostrando los genitales.

 

arte del horror

Demonio con manos en la cara.

 

demonios antropomorfos gárgolas

Demonio con manos en la cara.

 

 

Por último, deseo mostraros dos gárgolas excepcionales. Una de ellas es un demonio de aspecto terrorífico, con patas de animal, que sostiene con ambas manos un rostro humano con aspecto de máscara, una figura inquietante y enigmática. La otra es un demonio antropomorfo, con cabeza humana, cabello rizado, pezuñas, alas, protuberancias en el cuerpo y de cuya boca asoma el morro de un animal con colmillos.

Relacionado con esta última gárgola, he de deciros que, descubrir las gárgolas de San Martín Pinario fue verdaderamente impactante. Sin embargo, también descubrí ese mismo día algo fascinante, y fue la tremenda semejanza, tanto formal como temática, con las gárgolas del Monasterio de Batalha en Portugal. Aunque este magnífico edificio gótico portugués es anterior ―su construcción comenzó entre 1385 y 1388―, la influencia es palpable. La investigación nos dice que, para el diseño del templo de San Martín Pinario, parece ser que los monjes acudieron al arquitecto portugués Mateus Lopes, maestro que ya había trabajado para otros edificios gallegos de la orden benedictina. Estas semejanzas formales y temáticas entre las gárgolas de Portugal y España ―en este caso entre los monasterios de Batalha y San Martín Pinario―, países unidos no sólo por su cercanía geográfica, sino por sus influencias históricas, se debieron sin duda a los intercambios a través de maestros y talleres itinerantes, transmitiendo así conocimientos e ideas de los diversos profesionales y gremios de ambos países. Una maravillosa conexión y mutuo aprendizaje y enriquecimiento artístico.

 

 

gárgola máscara demonio

Demonio sosteniendo un rostro-máscara.

 

gárgolas España Portugal

Demonio antropomorfo expulsando por la boca el morro de un animal.

 

 

La labra de las gárgolas es extraordinaria y minuciosa. Como habéis visto, son gárgolas únicas, originales, repletas de elementos ornamentales, algunas incluso rozan el horror vacui, una característica que también se aprecia en las gárgolas de Batalha.

Exuberantes, terroríficas, grotescas, humorísticas, algunas muestran movimiento dotándolas de dinamismo y expresividad, sorprendentes, mágicas, repletas de fantasía, con formas extravagantes e irreales, pintorescas… Necesitaríamos un sinfín de adjetivos para describirlas. Además, parecen gárgolas “vivas”, el aspecto carnoso y con volumen de algunos cuerpos les dota de una gran plasticidad. Pero, sobre todo, estamos nuevamente ante un ejemplo de la imaginación desbordante y libertad creativa de los magníficos escultores de gárgolas.

La primera entrada estuvo más dedicada a seres mágicos, como las lumias, sirenas o harpías, que a muchos nos recordó los cuentos que leíamos de niños. Sin embargo, hoy he vuelto a rememorar mi niñez de cuentos de hadas, la magia, la fantasía, la ilusión y el asombro de la infancia. Galicia, tierra de meigas, tardos, trasnos, lumias, mouras, de leyendas, prodigios y encantamientos que colman su folklore, de influencias de la historia y el arte de otros lugares próximos, como nuestro país hermano, Portugal.

Pero, sobre todo, tierra de agua. Agua que vierten sus fascinantes gárgolas.

 

 

 

Bibliografía consultada

FREIRE NAVAL, A., B., “Aportación documental al estudio de la actividad artística del Monasterio de San Martín Pinario y sus prioratos entre 1501 y 1854”, ADAXE-Revista de Estudios e Experiencias Educativas, 2000, 16, pp. 225-246.

VIGO TRASANCOS, A., “La iglesia monástica de San Martín Pinario en Santiago de Compostela. Proyecto, fábrica y artífices”, Separata de “COMPOSTELLANUM”, Vol. XXXVIII, Números 3-4, 1993, pp. 336-361.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

This website uses cookies so that you have the best user experience. If you continue browsing you are giving your consent for the acceptance of the aforementioned cookies and the acceptance of our policy of cookies, , click on the link for more information. .

ACEPTAR
Aviso de cookies
león en gárgolas

¡Suscríbete a nuestra newsletter!

Estarás al día de todos nuestros artículos sobre gárgolas.

¡Gracias por suscribirte!